2011-09-12

Más que bachata y ron

No quisiera resbalarme...
ni dar la nota...
porque una corta visita turística no da para conocer a fondo un país, claro.

Debo reconocer que mis referencias sobre la República Dominicana eran escasas; los recuerdos musicales, que suelen ser importantes en mi caso, se limitaban a Juan Luis Guerra. Y entre literatura y política, tenía a Jesús Galíndez y la novela escrita sobre él por Vázquez Montalbán, premio nacional de literatura en 1991 (anda, he encontrado una crítica escrita por Guillermo Gómez, @cometa23) así como La fiesta del chivo, leído en una baja larga que tuve hace un tiempo.

La visita da para constatar que también en este territorio hay ricos y muy ricos, pobres y muy pobres. Que más que conducir, se esquiva. Que las distintas colonizaciones dejan poso, de diverso estilo. Que no sé hasta qué punto el turismo es volátil o sostenible. O conocer que además de ron se bebe mamajuana.

También para sorpresas. Como que haya muchas pequeñas escuelas públicas de enseñanza primaria, con tres turnos (mañana, tarde y noche) a las que niños y niñas acuden uniformados (de camisa azul y falda o pantalón beige).

O que un guía turístico local, no solo sea políglota, después de haber vivido en Austria, sino que además trate de abrirse camino en el mundo de la canción.


1 comentario:

  1. Tuve una temporada de casi obsesión con este país y con su historia más reciente. Encadené tres lecturas seguidas sobre la dictadura de Trujillo (La fiesta del chivo, Galíndez y La maravillosa vida breve de Óscar Wao) y me quedé enganchado. El siguiente paso es cruzar el charco y conocerlo :)

    ResponderEliminar

Aquí también puedes colaborar tú.
Idatzi ere egin ahal duzu txoko honetan.