Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

¿A dónde irán mis libros?

La idea no me abandona desde que se lo oí ayer a Félix G. Modroño durante uno de los paseos / encuentros con lectores que ha organizado estos días de julio a modo de presentación de su nuevo libro, La ciudad del alma dormida.  Porque dentro de las tareas de documentación, han llegado a su poder un par de libros dedicados en sus momentos a otras personas. Dijo Félix que en su caso han llegado a buenas manos.
Así que no dejo de darle vueltas: ¿qué pasará con esos tesoros para mí que son los libros y discos que me han dedicado? (ayer el último, sin ir más lejos) ¿los valorarán mis herederos y herederas, o será algo sin importancia, algo que sobra cuando falta quien los adquirió o a quien se lo regalaron y se desharán de ellos sin mucha consideración?
No sé si en estos casos cabe dejarle un hueco especial en el testamento (no lo pregunté). O si hay que hacer otro testamento complementario. Como con la vertiente digital, que parece también se puede legar o decidir qué se hace..
Y cómo no …

Entradas más recientes

Puesto a escoger entre bares y VAR

Música compartida en este extraño 2020 bitxi honetan partekatutako musika

A vueltas con el teletrabajo

Silvia Penide, Soy feliz

Sin razón aparente para un silencio bloguero

Bilbao izan, txio ta txio

Bruna, Espantapájaros

Las mejores peores traducciones

Al alba, Centro Lucini

Máscaras, mascarillas...