2012-05-27

5 años / 5 urte: Iker Merodio



Mi oficina es Internet, mi mostrador, mi escaparate, mi archivo y, a veces, incluso mi sala de reuniones es Internet. En este gran espacio, indeterminado, etéreo y agotadoramente voraz, me he encontrado con todo tipo de personajes… y he conocido a todo tipo de personas. La diferencia está marcada a propósito porque a mí mismo me sucede: no son pocos los que después de conocerme en persona no me han reconocido en el personaje que he trasladado a Internet sin mucha intención, la verdad.


Pero he venido aquí a hablar de Iñaki Murua, y no de mí, y por un motivo muy sencillo: porque me lo ha pedido y me ha apetecido hacerlo, con mucho gusto porque Iñaki Murua es uno de “los primeros”. Me explico: Internet ha cambiado mucho los últimos cinco años y, sobre todo, se ha multiplicado. Se han multiplicado las páginas web, las a las que acceder, los compañeros con los que interactuar y las personas a las que conocer. Pero Iñaki ha estado allí desde el principio… y todo el tiempo. No hemos mantenido un contacto intenso pero, antes o después, nuestros caminos siempre se cruzaban y, estoy encantado de reconocerlo: me gustaba, porque charlar con Iñaki era volver, en cierto modo, a ese momento de más sosiego, de cierto control y, al mismo tiempo, de emoción ante la aventura, porque no teníamos ni idea de a dónde nos iba a llevar cada paso que dábamos, explorando un espacio en el que todo, absolutamente todo, estaba por descubrir.

No es que ahora sepamos a dónde nos lleva este camino digital y, de hecho, si uno de los dos sabe un poco más que el otro, ese es Iñaki, y no yo. Pero sí que sabemos todo lo que hemos pasado, y tal vez no seamos tan cándidos como hace cinco años. Aún así, si algo sigue manteniendo Iñaki es el entusiasmo de quien se fija más en lo bueno que nos queda por descubrir y quiere hacerlo en compañía, que en lo malo o regular que haya pasado.

Precisamente por eso, cuando me pidió el texto para el aniversario de su bitácora no me lo pensé, porque por fin se me presentaba un motivo para reconocer las buenas intenciones (no siempre reconocidas y correspondidas) y el buen hacer (entusiasmo, ganas de compartir) de Iñaki Murua, pero también de Mikel Agirregabiria (que fue quien me lo presentó) y otros tantos como ellos incombustibles, generosos, pillos (también, y eso es otro punto a su favor) y con una memoria de elefante para acordarse de este humilde blogger entre toda esa marea de personas y personajes que nos ha rodeado en este tiempo.

Así que, zorionak, Iñaki, eta eskerrik asko. Dentro de otros cinco años, cuenta con otro post.




1 comentario:

  1. Espero que sea antes de esos cinco años más, Iker. Estoy pensando abrir con carácter más estable la puerta de las colaboraciones.

    Ah, y estáis todos y todas invitadas a participar directamente en la celebración, como ha hecho Iker.

    ResponderEliminar

Aquí también puedes colaborar tú.
Idatzi ere egin ahal duzu txoko honetan.