2016-08-11

Algo parece pasar con el fútbol escolar

...al menos en el Territorio Histórico de Bizkaia. La noticia saltó antes en El Mundo Deportivo: "El fútbol escolar es una especie protegida en Bizkaia" y ayer la recogía El Confidencial: "los clubes de Vizcaya se rebelan contra el 'tráfico de niños' en el fútbol base".

Cristina Alejos en ilustracionesgratis.com
Y es que parece que, al igual que en las colecciones de cromos ya no solo aparecen los jugadores de primera división (es lo que tiene el merchandising, la búsqueda de ingresos...), la cuestión de los fichajes tampoco afecta solo al fútbol profesional. En todo caso, quienes seguimos más o menos de cerca el fútbol base, el fútbol de cantera, sabemos que no es un tema nuevo, y que lo de que "el pez grande se come al pequeño" tiene un largo recorrido en el mundillo balompédico. O las promesas incumplidas y los juguetes rotos.

En un rápido resumen: 50 clubes de Bizkaia han llegado a un acuerdo de mínimos sobre los cambios de equipo en categorías escolares (vamos, que deciden "no tocar" a jugadores de otras entidades, normalizar la captación, evitar cambios interesados en empadronamientos), y denuncian las malas prácticas de otros 9 equipos. En medio, el Athletic, que no está en ninguna de las listas... y algunos otros equipos que, de momento al menos, tampoco aparecen. Según las noticias citadas, se ha dado cuenta a la Diputación Foral (ente que organiza el deporte escolar) y a ayuntamientos.

La filosofía que subyace en los planteamientos de la Diputación para el deporte escolar no está mal, a mi entender. En teoría, se pretende que los niños y niñas practiquen deporte (fútbol, en su caso), en su entorno cercano (colegio, que debe dar permiso si el alumno o alumna va a jugar en otra entidad distinta si el colegio de origen tiene equipo formado en ese deporte; población), buscando la participación (aunque hay categorías distintas de competición, y una, de hecho es de cierta "élite", de iniciación al rendimiento) y evitando selecciones, por ejemplo. Sin embargo, con frecuencia, me parece que se juega con los límites, e incluso "se hacen trampas al solitario". Pondré algunos ejemplos. 

Uno: he llegado a ver jugar un equipo, hace un tiempo es cierto, sin las fichas definitivas de sus jugadores muy avanzada la temporada... y es que les debían faltar los permisos de los respectivos centros escolares. Otro: he visto equipos que hacían "convocatorias" según los partidos y su importancia; o sea, que elegían a los mejores si se trataba de ganar, y es que como tenían que jugar todos.

Otro más: existe un campeonato "alegal" en categoria prebenjamín, o sea, antes de las categorías reguladas en el deporte escolar, que se juega en los distintos campos de Bizkaia (no ya amistosos o torneos puntuales), con árbitro y demás, donde, por cierto, hay ocasiones en las que hay chavales que "pasan" o "no se enteran", otros que imitan las malas prácticas de jugadores de élite (piscinazos, fingir...), entrenadores y público que creen estar en un partido de Champions League (en su día escribí sobre Deporte escolar y hooligans, por ejemplo, o sobre Cocktail (molotov) en deporte escolar)

En medio de la cocción de esta entrada, me propuso ayer un título Joseba Zarraga, en este tuit:

Vamos. Que algo parece pasar con el fútbol escolar en Bizkaia... ¿o será una tormenta de verano, y se repetirá la historia, más o menos, con dosis de "postureo", "trampas al solitario" y "tamaño de los peces"? 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aquí también puedes colaborar tú.
Idatzi ere egin ahal duzu txoko honetan.