2009-02-17

¿2.0 como barniz?

Más de una amiga me ha comentado a ver que hago participando en ese grupo del entorno de la blogosfera que hemos llamado politika 2.0. No te voy a negar que he tenido mis dudas, incluso recelos, aunque los por qués que aparecen en la wiki siguen ahí, e incluso ir definiendo la identidad hace que me sienta más cómodo.

En todo caso, y metidos de lleno en una campaña electoral, como ciudadano y persona que participa en distintos entornos e iniciativas en eso que se llamó ciberespacio, me pregunto qué aporta a la parte sustantiva, o sea, a política, la adjetiva de lo 2.0. A la vista de lo que está sucediendo hasta ahora, considero que, acabando la primera década del siglo, estamos lejos todavía de valores como "escuchar," "compartir" y "enlazar" (presentación de Alorza).

Cierto es que parece que se empieza a considerar; baste el ejemplo de El Correo con esa página a cargo de Luis Alfonso Gámez en la que se analiza la red durante la campaña (pena que sea sólo en versión papel, creo*), o metablogs, o blogs creados ex-profeso como éste o éste otro. Pero comentarios anónimos descalificantes, blogs creados para descalificar, monotemáticos o realizados de manera artificial, no ayudan a lo que entiendo como política 2.0. Tampoco el barniz que pretenden iniciativas como el mitin de Irun de Patxi López (crónica de M@k, por ejemplo) Ni el spam al que nos están sometiendo en Tuenti, Facebook etc. nuestros "amigos" de distinto signo (y eso que no me ha llegado ese spam directo del que se quejaba Luistxo). O expresiones del tipo "si eso es lo que les tenemos que lanzar" (leído en una nota en Facebook, referido a una crítica a un político; la negrita es mía) Incluso últimamente percibo mayor agresividad hasta en conocidos bloggers, habitualmente sosegados.

En definitiva, utilizando palabras de Mikel, hay más matepolítica (conseguir votos) que metapolítica, más polépica que polírica, más destacar carencias del otro u otra que pensar en positivo, lanzándose órdagos y dinamitando puentes, al menos en público, puentes que habrá seguramente que reconstruir a partir del 2 de marzo, y que tras esos ataques y descalificaciones supongo díficilmente comprenderá el votante adulto.

Y es que yo entiendo lo 2.0 (término que, como calidad, empieza a gastarse de tanto uso) como actitud , no como capa superficial de barniz. Aún a riesgo de tener "menos recorrido que el vuelo de una gallinácea" (oído a Jaio) estoy convencido de que no es la blogosfera, el ciberespacio, el único punto de encuentro de la política, y/o de la clase política con la ciudadanía. Más aún, no creo que debamos ir a un sistema netocrático o de una nueva minoría ilustrada, ni que seamos el ombligo del mundo. Pero esa comunicación, si se usa, si se utilizan esas herramientas y tecnologías, debería ser bidireccional; mejor aún, multidireccional. E iniciativas como hamaika minutu podrían favorecer todo ello.


*Corrección: (o complemento)
La mayor parte de lo que escribe Luis Alfonso, aquí.

3 comentarios:

  1. Iñaki, desde la experiencia que me da trabajar en un grupo empresarial que, entre otras muchas cosas, produce software destinado a impulsar el concepto 2.0 en las empresas, creo que es difícil su implantación en ese ámbito así como convencer de sus ventajas a los actuales directivos.

    Trasladado a la política creo que no se considera más que una forma más de llegar al ciudadano a través de otro canal, pero alejado de los conceptos de colaboración e intercambio de opiniones. Si lo que pretenden es convertir un blog en una tribuna para dar un mitin mal vamos. Y me da la sensación de que como tal se utiliza. ¿Les interesa a los políticos la opinión de los ciudadanos o sólo su voto?

    ResponderEliminar
  2. Bonita reflexión. La podría haber firmado yo misma. Querría también participar más, pero ... A ver si llego el próximo martes. No las tengo todas conmigo.

    ResponderEliminar
  3. Ventajas y desventajas, amigo Gontzal. Que como decía el profesor estadounidense Franklin Schargel, el cambio sólo gusta al bebé que tiene el pañal mojado ;-)

    Thanks, Noe. We miss you.

    ResponderEliminar

Aquí también puedes colaborar tú.
Idatzi ere egin ahal duzu txoko honetan.