2009-09-17

Sanidad 2.0, también entre las posibilidades y las dudas

Nork berak idatzitakoak berriz irakurtzen dituenean ustekabeak izateko arriskua badago. Ustekabe atseginak ere bai, jakina. Horrela gertatu zait orain dela bi urte aurkeztutako komunikazio batekin; komunitate birtualei adierazitako zenbait puntu orain 2.0 adjektiboa jartzen zaien planteamenduei aplika dakieke, EAEko sanitatea 2.0 delakoari adibidez, hala nola "heldutasun digitala"ren beharra.



Retomo el título de la comunicación que va a hacer dos años presenté en el IV Congreso EducaRed, y no sólo porque en este caso también se plantee el aspecto de las comunidades.
Con el cambio que tras las elecciones se produce en la Consejería de Sanidad, empieza a sonar más en el campo sanitario esto de lo 2.0 (según informaban en Osakidetza.info en junio era sanidad 2.0 precisamente el el blog que gestionaba el actual consejero, blog que parece estar missing en la actualidad). Así, en junio se organizaban unas jornadas en la Universidad de Deusto con el título Sanidad 2.0, Innovación y Redes Sociales en el Sector Salud. Tras lo que allí se comentó y se presentó (que algo cité en este txoko) así como lo que se recogió como nota de prensa en la web del Departamento, sale ahora una noticia en El Correo: "Osakidetza ultima un plan piloto para controlar a más de 300 pacientes crónicos desde casa".

Pues bien,  creo que el planteamiento está entre las oportunidades y las dudas. Más allá del tratamiento periodístico, que la foto parece que da a entender que se va a tratar a personas muy determinadas, me llaman la atención aspectos tales como:
  • ¿Se valora el tiempo que el personal sanitario deberá dedicar a una atención de este tipo? Si se pretende una atención correcta, igual se aumentan los costos en lugar de reducirlos. Si no, igual el "síndrome de soledad" del estudiante a distancia comienza a extenderse entre los usuarios y usuarias (o pacientes, que no sé bien el término a utilizar) del Servicio Vasco de Salud que opten por estas alternativas.
  • El aspecto básico no es la herramienta, sino la cultura, la actitud. En otras palabras ¿qué es lo que creemos que subyace a lo que decimos y hacemos? Mucho me temo que ni los y las pacientes ni el personal sanitario estén muy maduros y maduras para abordar con éxito un reto de este calado. Esto es, al margen del equipamiento y la conectividad, que también deben contemplarse ¿cuál es el uso que se realiza de Internet? Más allá de las percepciones personales podemos fijarnos en estudios como el realizado por Castells y Lupiáñez sobre médicos e Internet. (la encuesta es de junio de 2006) Como ellos señalan al final del mismo:
"el gran desafío que plantea Internet a la profesión médica en estos  momentos es como ir más allá de la información para entrar en la comunicación y, por tanto, en un nuevo tipo de relación entre médicos y pacientes que actualice el juramento hipocrático en las condiciones de la era de la información."
  • Siguiendo en esta línea,  ¿cuál es la formación que se plantea en este campo?
 Así que, como escribe Trina Milán, "la red ha venido para quedarse", el cambio parece que no tiene vuelta de hoja pero hay que considerar como pilar básico, tal y como apuntaba hace dos años,  además de los medios, la madurez personal y digital de las personas implicadas.

2 comentarios:

  1. Habrá que ver cómo lo hacen, los proyectos piloto están para hacer pruebas y mejorar los fallos, pero no creo que vaya a ser una "opción" frente al tratamiento "presencial", sino junto a él, de modo que el factor de incomodidad ante la tecnología -aunque sería bueno que hubiera formación,porque serviría para más cosas- no lo veo tan fuerte como te entiendo.

    Por otro lado, si no se trata de diagnosticarni tratar online,sino de seguir, acompañar, y escuchar, es un servicio que ya se está dando, por otros agentes y con otras tecnologías, como el seguimiento telefónico de ancianos que viven solos.

    Para el paciente impaciente como yo, creo que será una cosa buena, y creo, en el capítulo costes, que son más importantes los costes personales que se podrían ahorrar con este sistema que los costes económicos que tal vez cuesten. Y los primeros se traducen en costes de los segundos y bastante altos.

    ResponderEliminar
  2. Proyecto piloto con vocación de extenderse, supongo. Yo apunto a cuestiones de tipo filosófico y cultural también, dado que en más de una ocasión he percibido que se incide sobre todo en el aspecto de la tecnología.

    Y si el paciente es impaciente, como tú M@k, querrá un tiempo corto de respuesta, so pena que haya que tratarle también del síndrome de soledad ;-)

    ResponderEliminar

Aquí también puedes colaborar tú.
Idatzi ere egin ahal duzu txoko honetan.