2016-05-25

Desde el ciberespacio: Marcela Fritzler

Con motivo del 9º aniversario del blog invité a quien quisiera sumarse a pasarse por este txoko, tal y como hice en el 5º aniversarioMarcela Frietzler, argentina residente en Israel, "docente, investigadora, amante de los libros y con ganas de seguir creciendo" se ha animado. Aquí tienes su aportación.


Ejercer una profesión en un contexto de no inmersión lingüística conlleva el desafío de abrirse camino, adaptarse, responder a las expectativas del mercado y lograr desarrollarse en un espacio que en definitiva no llega, en la mayoría de los casos, a ser tu espacio. Este desafío se torna doblemente difícil si la lengua es tu “recurso profesional”. Ante esto lo digital se convirtió en el mejor aliado como bien indica Steven Johnson:
El auge de Internet ha estimulado nuestra mente de tres maneras fundamentales y relacionadas: por su carácter participativo, obligando a los usuarios a aprender interfaces nuevas y creando nuevos canales para la interacción social.
Es en este aprendizaje que las redes sociales delinearon puentes y permitieron fluir el ir y venir del conocimiento, la opinión y colaboración, muchas veces con el único objetivo de estar presente en los diferentes círculos de acción.

No es el objetivo de este texto mencionar las bondades o los problemas de cada una de las redes sociales. Existen hoy en día un sinfín de posibilidades pasando por el Youtube, Instagram, Facebook, Twitter… Tantas que todo usuario encuentra su espacio para expresarse o venderse, muchas veces, si somos sinceros. Mi reflexión se limitará a comentar algunos puntos referidos a las redes sociales y sus servicios que me han abierto la ventana y acompañado en mi desarrollo profesional de los últimos años.

Facebook-ELE me posibilitó descubrir una plataforma y servicios en Internet que nunca hubiera imaginado cuando lo proyecté por primera vez frente a mi clase de conversación. Bien lo han definido Guadalupe López y de Clara Ciuffoli en su libro, Facebook es el mensaje
“…como un mutante digital porque está en permanente transformación. Surgió como una red social exclusiva y fue mutando hacia un entramado digital que integra en un mismo lugar una plataforma de publicación personal, con una gran variedad de herramientas y aplicaciones. Un espacio convergente que reúne contenidos de los más diversos formatos, publicados por usuarios. Medios de comunicación, celebrities, artistas, políticos, marcas, instituciones y organizaciones.”

En otras palabras, la plataforma Facebook-ELE y sus servicios en Internet nos permiten considerarlo como un Entorno Virtual de Enseñanza y Aprendizaje (EVEA) de una lengua extranjera, cuyas múltiples aplicaciones ya sea dentro o fuera del aula, potencian un aprendizaje autónomo e invertido, innovador y expandido, colaborativo y personalizado, en especial en contextos de no inmersión lingüística. El potencial de acción que lo sostiene nos habilita a que sea el eje central del diseño y la construcción del entorno personal de aprendizaje (PLE) y la red personal de aprendizaje (PLN) para el estudiante y el docente de LE. Si bien estas bondades encontraron su escollo al enfrentarse a prejuicios por tratarse precisamente de una red de carácter social, cuyos límites entre lo real y lo virtual son muy porosos, lo logramos.  “Construir el PLE y PLN adecuado para nuestro aprendizaje de ELE” concluimos entre todos. Sus PLN y PLE fueron involucrándose, aprendiendo y transformándose de consumidores a prosumidores ELE. 

Sin embargo mi interés por traer nuevos espacio me demostró que nunca se termina de aprender …

Estos días descubrí a Periscope. Este servicio, propiedad de Twitter, nació para hacer vídeo en streaming desde teléfonos inteligentes, para seguir a personas o buscar transmisiones por ubicación o por usuarios; mostrar simpatía al tocar la pantalla y enviar una imagen de corazón. Al poder utilizarse en diferentes soportes lo empecé a implementar en mis clases y se ganó la atención de los estudiantes: graban su voz, se escuchan, publican v editan vídeos cortos, es personalizado. Y sorpresa, por ingenuidad o por descuido, me trajó lo previsible. Es una red social formada por personas que no siempre saben comportarse en sociedad. 

¿La tecnología al servicio del hombre o el hombre al servicio de la tecnología? 

Si en nuestro accionar diario tratamos de desenvolvernos dentro de un espacio que nos ofrezca seguridad y confort, interactuamos en mayor o menor grado con otras personas que poseen intereses en común a los nuestros y tratando de respetar las normas de ética en las cuáles fuimos educados, ¿Por qué adoptar los mismos criterios para desenvolvernos dentro de una red social virtual? ¿Por qué desaprovechar los beneficios que en nuestra labor de aula nos ofrecen los servicios de redes sociales eligiendo a nuestros amigos, compartiendo contenidos acordes a nuestras normas y fundamentalmente dando lugar a que nuestro círculo sea productivo, de aprendizaje significativo, de información y desde ya, de comunicación positiva?

Mi pregunta arribó a la misma reflexión “Construir el PLE y PLN adecuado” y no darnos por vencidos. En nuestro espacio como profesores, guías, estudiantes incluyo una “reeducación emocional virtual” para caminar y no perdernos en el laberinto digital, seleccionar los miembros de la “sociedad”, consumir materiales de calidad e intentar prosumir contenidos significativos para que los servicios de las redes sociales sean eso precisamente: creaciones para facilitar el proceso de enseñanza y aprendizaje de una lengua extranjera.

Bibliografía

Ciuffoli, C. y López, G. (2012).  Facebook es el mensaje. Buenos Aires: Lcrj futuribles Ediciones.
Christakis, N. F. (2012). Conectados: el sorprendente poder de las redes sociales y cómo nos afectan. Recuperado de http://ined21.com/la-educacion-como-red-social/
Douehi, M. (2008). La gran conversión digital. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.
Fritzler, M. y Golcberg, M. (2014). Las redes sociales como propiciadoras de la educación diálogica y demócratica en la enseñanza de las lenguas extranjeras. Buenos Aires: UTN BA.
Johnson, S. (2011). Cultura basura, cerebros privilegiados. Barcelona: Roca Editorial.
Negroponte, N. (1999). El mundo digital. El futuro que ha llegado. Madrid: Ediciones B.
Piscitelli, A. (2009). Facebook, esa reiterada tensión entre la sobre promesa y la invención de nuevos mundos.  Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento (RUSC), 6 (1), 43-51. Recuperado de http://journals.uoc.edu/index.php/rusc/article/viewFile/v6n1-freire/v6n1-cultura-digital-practicas-creativas-en-educacion

Y la web de Marcela, claro: Sin fronteras
Fotografía de diciembre de 2015, cuando coincidimos Marcela y yo por primera vez en modo presencial, entrevistados por otras profesora de ELE, Susana Ortiz.

2016-05-23

Jugando e interactuando... en modo presencial

El pasado sábado me sorprendió un hecho que era de lo más normal hace unos años: unas niñas jugando a la gallinita ciega. Me sorpendió tanto que enseguida lancé un tuit al respecto; y me hizo gracia la respuesta-broma de mi quinto Julen Iturbeormaetxe, a ver si habían creado una app para ese juego. Porque casi parece que las maquinitas se van convirtiendo en el camino para jugar e interactuar.
Recordando recordando, que estos nueve años activos en la blogosfera dan para unos cuantos posts y recuerdos, recuerdo que escribí sobre jugar en el siglo XXI y hasta me invitaron a participar en una iniciativa (aunque luego no se concretó la colaboración).

Fuente: Wikimedia
Haurrak itsumandoka jolasten ikustea bitxia izateraino heldu garela ematen dit. Fisikoki ari direnean diot, eta ez bideojoko baten bitartez. Eta bapatean gogoratu dut honetaz idatzi nuela hemen aspaldi, eta gonbidapen bat jaso ere bai.


2016-05-19

Curiosidades en la aldea global con lo del día de Internet

Siguiendo el camino de hace nueve años, dedico una entrada al Día de Internet, en este caso a posteriori. y basándome en distintas noticias que me han llegado a través de medios de comunicación diversos, todas las cuales nos dan a entender que en la aldea global se dan problemas relacionados con la ruptura de las coordenadas espacio-temporales. ¿Nuevos?

En Boulevard de Radio Euskadi, locutaba (palabro de cuando frecuentaba Punto Radio ¡qué tiempos!) Diego Aranbalza una noticia referida a un sueco que está teniendo gran éxito de ventas con un teléfono móvil que básicamente vale para llamar, dejando de lado los smartphones, con muchas posibilidades poco usadas y que nos controlan (no sé si se refería solo al tiempo que nos pueden quitar o al control real de lo que hacemos, de donde estamos...). Ya, también los neoluditas existen, aunque dudo que estas gentes usen siquiera un móvil de los de "a pedales". Y yo no lo tengo tan claro... aunque para leer y escribir siga tirando más de ordenador, incluso de papel. Lo de los lápiceros, como Rosa Ribas, casi he perdido la costumbre... aunque para corregir originales, propios o ajenos, sí que sigo usando lápiz... o boli, rojo normalmente. Y debo admitir y admito que mi "pda" es de las de papel.

En contraposición a ese éxito, y vía Jordi Jubany, veía una noticia en ABC referida al tiempo que "perdemos" (entrecomillado mío) en la Red, en los sitios de redes sociales. Cierto. Pero tampoco es menos cierto que antes se pasaba el tiempo mirando por la ventana o el balcón, y/o en la plaza. Solo que ahora nos han cambiado las ventanas y las plazas. Por cierto, la foto que "ilustra" la noticia (por decirlo de alguna manera), tiene interesantes lecturas ¿no?

En Deia se refieren al problema que se le ha planteado a un ministro francés por un "me gusta" a una foto "inadecuada" desde su cuenta de Twitter. Claro, él no ha sido, sino alguien del equipo que lleva la cuenta. No acabo de entender eso de que en los tiempos de prosumición, de prosumirtuar que diría Héctor Ríos, de consumir, producir e interactuar, esos perfiles personales se lleven desde equipos. Ya, la falta de tiempo me dirás, pero ¿no estamos un poco cansados ya de "púlpitos digitales", de Internet como otra vía más de dar mensajes y propaganda, infoxicando más que otra cosa? Claro que tampoco sé si el congresista estadounidense que erró en los contenidos mostrados en su pantallazo, tal y como cuentan en El Correo, podrá achacar el error a algún colaborador (o becario, puestos ya)

También en El Correo apareció la semana pasada (lo  leí en papel, y en Internet es solo para suscriptores, así que no hay enlace) la preocupación por el uso de los grupos de Whats'App de padres y madres y su repercusión en la vida de los colegios, de docentes sobre todo, en referencia a las críticas. Y de la escasa ayuda que suponen cuando se refieren a los deberes de niñas y niños. Poco nuevo bajo el sol, salvo las consecuencias de la ya mencionada ruptura de coordenadas. Porque antes esas críticas al profesorado se quedaban en los corrillos y charlas presenciales. ¿O no? Que me acuerdo de una canción de Patxi Andión, "el maestro". Y la ayuda a los hijos e hijas... de eso creo que ya he escrito algo en estos nueve años.

2016-05-15

9, 0+9, 10-1, 5+4

9, nueve años han pasado ya desde que decidí tener un txoko virtual propio en la Red. De pensar un nombre, así, rápido (aunque haya quien piense que fue un largo proceso de reflexión). Pruebas, un no saber exactamente dónde iba a llegar. Y escribió Lorena que es como la vida de los perros, que un año equivale a siete de vida humana; si así fuese, ya sería mayor que yo.

Pero, en ese 0+9, tampoco sé dónde llegará. En el medio, dudas, períodos de más o menos actividad. Dudas sobre si migrar a alguno otro "lugar" (ya sabes, eso de si es mejor Wordpress), si merece la pena un dominio propio... En el camino, 1341 entradas. Buff, me da hasta vértigo. 1341 pedacitos de mi que he ido compartiendo contigo, que he ido dejando en los mares de Internet. Vamos, que esto ya no es un rastro de caracol; si lo es, es kilométrico. 1341 entradas en las que he escrito de esto y aquello, a veces incluso repitiéndome (sin querer, es verdad). Que hasta creía que poner nubes de lectores o de etiquetas sería original (y ya lo había hecho).

10-1 o 5+4. La celebración del quinto aniversario del blog tuvo "su aquel", con la participación de unos cuantos de los nodos de mi red, como me suele gustar decir. Te reconozco que me emociona cada vez que leo cada una de aquellas entradas, reflejo de la personalidad de quienes los escribieron (y también te reconozco que me sacaron y me siguen sacando los colores cuando los releo). Tanto es así, la primera parte, que me planteo repetir la experiencia en 2017, que, aunque no es par ni bisiesto, mis años preferidos, serán 10 en la vida de este humilde blogsito. 

Philip Chapman Bell en Flickr
9 urte blogak gaur. 2007ko maiatzaren 15arekin eman nuen jauzia, Botxotik Ziberespaziora. Eta gehiehi pentsatu gabe, ezta izena bera ere. Eta 1341 urrats, nire 1341 zatitxo daude jada Interneteko itsasoetan. Eta nor naizen argi erakusten dutenak. Eta pozik bide (luze) honetan, pozik bidaide zaitudalako.

2016-05-11

Alguna reflexión sobre el examen MIR (y su posible extensión)

Están a punto de comenzar su período de residencia los nuevos MIR, tras haber elegido plaza según la puntuación obtenida tras el examen correspondiente (vale, también tiene un porcentaje el expediente, pero lo intuyo brillante en casi todos los casos). A mí, la fórmula para ello, me da qué pensar. En principio, parece que es la vía más justa y objetiva: un exámen igual para todas las personas aspirantes, y según la nota obtenida, y la pequeña corrección correspondiente, del expediente en este caso, se elige. Se supone así que se consigue el objetivo sin enchufes ni chanchullos. Vamos, la meritocracia que algunas personas tanto pregonan de un tiempo a esta parte, además.

Pero me da qué pensar que un test sea una prueba objetiva, salvo en la corrección, porque tú me dirás que sucede con la redacción de las preguntas y los ítems, los correctos y los distractores. Y aún así suele haber impugnaciones. incluso preguntas reserva. Este año, hasta se ha calificado el examen de atípico o de desconcertante. Pensemos, por ejemplo, en el revuelo que supuso este año que hubiese una pregunta relacionada con la actitud ante los sitios de redes sociales y la relación con los pacientes (la paciente en este caso). Me da qué pensar que el mejor médico (o médica) sea el que mejor resuelva un test. Porque, por ejemplo, hay quien lo hace "por deporte (académico)" y por "acompañar a sus alumnos", como quien ha obtenido el número dos este año

Me da qué pensar que estudiantes notables, qué digo notables, sobresalientes, ya desde el bachillerato y para poder entrar a estudiar medicina, con excelentes calificaciones en su período de licenciatura, deban pasarse una buena temporada preparando un examen. Aunque me diga una amiga que así aprenden mucho, ello me da qué pensar que algo falla en los curricula (en los prescritos, al menos). Y puede que haya quien me responda que también debe prepararse una oposición, pero el caso de la oposición creo que tiene otros matices (un puesto de trabajo asegurado, por ejemplo) que no se dan en este caso, al menos hoy día: superar el examen MIR es una condición básica para continuar en la formación como médico, y no asegura una plaza como antaño.

Y en estas reflexiones no entro a valorar que en torno a ese examen pueda montarse un buen negocio. Que, en principio, resulta legal. O que se sorprendan en la prensa por las preocupaciones que tienen los y las futuros especialistas (Radiografía de un MIR en Deia, por ejemplo).

Así que cuando se propone la extensión del modelo a al mundo de la educación, como una panacea, habría que saber si, tal y como apuntara Jordi Adell en el hangout donde puse la idea sobre el tapete, estamos hablando de una forma de acceso mediante examen o de una preparación en el puesto de trabajo mentorizada.