2015-04-24

Entrevista a María José Hernández (a pesar de todo)

Me hacía mucha ilusión poder oír a María José Hernández en directo y en el Botxo (era, también, su primera vez en la villa, que no por este txoko). Como en otras ocasiones he hecho con gentes de la canción de autor, le envié una pequeña entrevista por si se animaba a contestarla, con idea de que la conocieras más e, incluso te animaras a ir al concierto. Sin embargo, a última hora, se ha suspendido de manera unilateral por parte de la gerencia del Teatro Campos y del delegado de la SGAE de la zona, aduciendo la falta de venta anticipada (claro, después de la intensa campaña de promoción... ya se sabe).  O igual es que han pensado en nuestra salud y nuestros corazones, vete a saber.

Esto es lo que me/nos contaba la cantante aragonesa en vísperas del fallido concierto. Y, pese a todo, he decidido mantener la entrada; creo que merece la pena, aún más si cabe después de ese chapucera suspensión a cuatro días vista. ¡Ánimo María José!  Espero poder escucharte en directo en breve; han intentando amargarnos unas "uvas dulces", pero no lo conseguirán.


Elige una canción tuya para incluirla en la entrada del blog, y dinos el porqué de la elección. 
 ¡Qué difícil! Voy a decantarme por Guárdate. Es una canción que yo no conocía de José Antonio [Labordeta] y que cuando la escuché por primera vez y sobre todo, leí su texto, me cautivó. Fue la primera que grabamos y con la que dimos a conocer el proyecto de crowdfunding.

 

Además de compositora, y cantautora podríamos decir, tienes otras facetas musicales. ¿En cuál te sientes más cómoda?
Realmente en la que me siento más cómoda es en la de cantautora, porque aunque disfruto mucho de mi faceta como intérprete de distintos repertorios, es con mis canciones cuando siento que me expreso de una manera más personal. Siempre he utilizado la música como válvula de escape, para expresar lo que siento y cada canción tiene mucho de mi.
Aun así, me gusta enfrentarme a repertorios y trabajos que supongan un reto para mí y que me nutran como cantante y músico. Si además estos trabajos implican trabajar con amigos a los que adoro como Luis Delgado y Joaquín Pardinilla, con los que llevo entre manos el proyecto de música antigua Vivere Memento pues entonces ya, "miel sobre hojuelas".

Cuéntanos algo sobre José Antonio Labordeta
Es difícil decir algo que resulte nuevo de alguien tan querido y admirado como José Antonio Labordeta. Desde su etapa de profesor, pasando por la de cantautor, escritor y poeta o político, siempre fue un hombre fiel a sus principios y profundamente humano. Un hombre vital que amaba Aragón y a su gente. Un poeta maravilloso y un hombre excepcional que supo como nadie ponerle voz a los sin voz, y estremecernos con cada una de sus palabras.
Yo tuve la gran suerte de colaborar con él en sus discos Paisajes y Con la voz a cuestas, cuando a penas comenzaba mi carrera como cantautora, y le admiraba mucho como poeta , pero sobre todo como persona. El me tenía un cariño casi paternal y siempre estuvo muy pendiente de mis pasos musicales. En estos tiempos tan complicados, se le echa de menos. Se echa de menos su voz y sus palabras siempre certeras y sin miedo. Creo que sin duda es el aragonés más querido y recordado.

En tu caso creo que tuvo éxito, pero, ¿es el crowdfounding una vía con recorrido y futuro todavía?
La grabación de un disco es algo costoso económicamente hablando y el crowdfunding, aunque puede ser un empujón, no es la panacea porque desgraciadamente, cuando la fuerza de la costumbre ha grabado en el subconsciente colectivo que la música está gratis al alcance de un clic, a la gente le cuesta también aportar dinero para proyectos a ciegas.

En mi caso el crowdfunding se planteo más como una forma de promoción a través de las redes sociales que como una forma de financiación, y ahí es donde puede ser realmente útil. Yo siempre he autofinanciado todos mis trabajos (¡y ya van cinco!) por lo que cuando inicié el crowdfunding ya tenia todo el aspecto económico controlado, pero me pareció muy interesante poder implicar al público en todo el proceso y crear expectación. El objetivo económico no era lo importante y por eso se planteo un objetivo "posible" que se alcanzó con relativa facilidad. Lo más bonito y gratificante sobre todo fue ver la implicación de todas las personas que tuvieron fe ciega en mí y en el proyecto como para querer comprar por adelantado el disco. 

Descúbrenos a alguien de la canción de autor. 
Lamentablemente el género de la canción de autor es un género que en este país está a priori bastante denostado, cuando en realidad es el que más prolifera, ya que la forma más fácil de expresarse a través de la música para alguien que siente la necesidad de hacer canciones, es la de agarrar una guitarra o un piano y salir a un escenario a contar sus "milongas".
En ese sentido creo que dentro del Indie-pop, que tan de moda esta ahora, hay también muchísimos cantautores/as camuflados bajo una estética más joven o más "hipster", pero cantautores en definitiva.  Creo que hay muchos por descubrir, voces nuevas o que siempre han estado ahí. Probablemente yo misma tenga muchos por descubrir pero si tengo que citar a algunos, así de pronto en castellano a la cabeza me vienen, Javier Bergia, Jorge Drexler, Aute o el mismo Labordeta y en ingles, Joni  Mitchell  o Josh Rouse.

Merece la pena ir el domingo al Teatro Campos por... [y claro que hubiese merecido, añado ahora yo]
Porque el público va a tener la oportunidad de escuchar y en algunos casos descubrir el repertorio más emotivo y poético de un Labordeta desconocido y asombroso: canciones de amor, de nostalgia y también de lucha y compromiso. Sobre el escenario me acompañan además unos músicos excepcionales como son Sergio Marqueta al piano, Daniel Escolano al contrabajo y chelo, y Julio Calvo a la guitarra acústica y eléctrica para ofrecer un concierto en el que todo está al servicio de los impresionantes textos de José Antonio Labordeta. Si tuviera que definir en una palabra lo que el público va a encontrarse en el teatro Campos seria emoción.

Así que, "gracias" a la SGAE por este apoyo a la música (menos mal que es miembro de la sociedad, que si no...) y por evitar que la emoción del concierto nos pueda afectar, que ya se sabe cómo somos bilbainos y bilbainas; igual a alguien le "preocupaba" que se pudiera acabar con un "Canto a la libertad".

2015-04-22

¡Ay los tests y lo objetivo!

Había una vez un niño. 

Vaya, qué poco original con lo poco que escribo en este txoko en esta última temporada. Si hasta ya lo cantaba Silvio, que siempre que se hace una historia, se habla de un viejo, de un niño o de sí. Vuelta a empezar, porque me temo que esta es una historia común.

Érase una vez un niño al que le gustaba el fútbol.

Esto va de mal en peor; en nuestro entorno, es casi una perogrullada. Y qué tendrá que ver con el título, igual te preguntas. Bueno, a ver si a la tercera va la vencida.

Conozco a un niño al que le gustaba el fútbol; tanto, que no solo jugaba y le gustaba ver partidos, sino que llegó a decir a sus padres que quería ser árbitro. De modo que se apuntó al cursillo correspondiente en el Colegio Oficial; se fue aprendiendo las reglas, acabó esa primera parte de preparación  y se presentó al examen correspondiente. Cuando fue a conocer su nota, uno de los responsables le fue haciendo preguntas sobre las normas, y el chaval fue respondiendo a todas de manera correcta, mostrando un más que aceptable conocimiento teórico del reglamento. Lo curioso es que el examen lo había pasado justo justo. Quizá, se me ocurre, porque era un examen de tipo test, y era la primera prueba de ese tipo que hacía en su vida.

Kim Brookes en Flickr, con licencia CC
Me ha venido a la cabeza esa anécdota (real, por cierto) cuando he leído (en ElDiario.es, por ejemplo) el tipo de prueba que se plantea para esas nuevas reválidas. Y, claro, cambiar el modelo de examen (más si es de este tipo) es una forma de condicionar el proceso de enseñanza-aprendizaje. Porque si al final de una etapa educativa la vara de medir va a ser "tan objetiva" como los puntos obtenidos en una prueba tipo test... (ahora me acuerdo de una imagen que conocí por vía de Miguel Ángel Santos Guerra, recogida en el blog enseñanza-aprendizaje)

2015-04-10

Está bien así, Esther Zecco

Parece que hubo conjura de astros el pasado martes. Me explico: tras la entrada del pasado viernes, dedicada al cantautor asturiano Edu Vázquez, vi que actuaba el martes en Libertad 8, día que yo estaba en Madrid por aquello de una última reunión en la UNED. Siguiendo lo que dijo Edu en el concierto, "mi primer Libertad" --o sea, concierto en el mítico Libertad 8--.

Cuando llegué no había nadie; bueno, no es exacto. Estaba Edu (a quien saludé un poco más tarde) ultimando detalles y ensayando un dueto con una chica. Esta chica resultó ser Esther Zecco, con quien interpretó "llegaba Septiembre". Dijo el asturiano (curioso, ovetense que se fue a vivir a Gijón, por aquello del mar, aunque luego ha terminado yéndose a vivir a ese sitio del que cantaban que no hay playa). Me encantó la versión que hicieron --voces, guitarra, armónica--; dijo Vázquez que en esa canción él había imaginado un dueto con una voz femenina. Así fue en este caso, pero con un color de voz femenino totalmente distinto al de la grabación del disco.

También debo reconocer que me despistó: la presentó como "la rockera más viva de Lavapiés". Claro que por esa curiosidad que me presupones he buscado por la Red y en palabras del maestro Fernando González Lucini,
Esther con una tremenda sencillez y simplicidad navega por sentimientos, sensaciones, percepciones, latidos..., y consigue con palabras y acordes –como si fueran pinceladas suaves– dibujar en el aire esa especie de complicidad misteriosa, que con frecuencia se establece, entre la realidad que está fuera de nosotros –a veces oculta, "detrás de una pared"–, y esa otra realidad que nos habita en el umbral de nuestros silencios.
Coincido con Fernando que es una pena haber tardado en descubrirla; otra que me ha quedado, no haber grabado la versión del otro día (pero hay otra en You Tube). En definitiva, otra pista a seguir.

Te traigo una canción de su último trabajo, Estaba bien así; me ha costado elegir, porque me han gustado (casi) todas las que he oído. Además, canta con Fabián, otro cantautor.


Si te ha gustado, puedes encontrar, escuchar (y comprar) la música de Esther en múltiples sitios: You Tube, BandCamp, Spotify...



Volveré a los mismos sitios.
Miraré otra vez tus manos.
Firmaré una tregua contigo.
Volveré a decirte que está bien así.

Volveré a sacarte de quicio.
Volveré a quemar las naves.
Lo que pienso ya lo sabes.
Volveré a lamerme la herida así.

No estoy pidiendo que vuelvas,
pero tengo que decirlo:
pienso en ello todavía
un par de veces al día.

Volveré a las mismas calles,
justo donde te reías.
Hablaré otra vez con tus padres.
Volveré a repasar los detalles.

No estoy pidiendo que vuelvas,
pero tengo que decirlo:
pienso en ello todavía
un par de veces al día.

No todo fue bueno,
no todo fue malo,
está bien así.

2015-04-03

Edu Vázquez, "llegaba septiembre"

Ha llegado abril, no septiembre; es cierto. Sin embargo, me llegó por vía del maestro Fernando González Lucini (@lucinig) que había incorporado a Canción con todos a un cantautor de "tercera generación" --aquellos que iniciaron su actividad creativa después de 2010--: Edu Vázquez (@Edu_Vazquez). También tiene blog: "Un pájaro en el alambre".

Su primer disco (antes sacó un EP) salió en 2012; “Doce maneras de escapar descalzo” contiene doce canciones que, según escribe él mismo, "caminan por la mejor tradición de los cantautores rock americanos y los sonidos del pop más clásico". La que hoy te traigo, "Llegaba septiembre", abre el álbum; colabora Helena Gil (del grupo La M de Matilde)




Hoy te vi correr, te vi saltar sobre las olas.
Fuiste a pasear, bajo la lluvia eras la estrella.
No tenían razón, no eras de esas, por la mañana un café y un adiós.
Fuiste lo más rock&roll de toda la playa de Gijón.

Era verano, llegaba Septiembre…
Eras una tentación un tanto extraña, un elixir de juventud.
Me hacías pensar en esa canción, siguiendo tus huellas al caer el sol.
Fue en un hotel, cerca del mar, dónde las gaviotas solían llorar.
Eras mi autopista, mi última luz, mi primera carta, la electricidad.

Era verano, llegaba Septiembre…

Un resplandor en la carretera, no habia invierno en tu alcoba, todas las canciones son la imagen de nuestra historia …

2015-03-25

Adaptando las costumbres a los tiempos

Decía un conocido que en el Territorio Histórico vecino no te habías muerto oficialmente hasta que tu esquela aparecía publicada en El Diario Vasco. En Atxuri era la esquela colocada en la esquina del Bar Lizarra (no sé si seguirá siendo) y en Basurto, en la esquina de la BBK. Hasta entonces, rumores.

Pues esto también está cambiando. Esta mañana un tuit (ya casi todo se hace por tuits; bueno, algunos anuncian su ruptura sentimental por Facebook) de Pablo Carbonell, muy retuiteado --y, ya lo que me cuesta entender, elegido por muchas personas usuarias como favorito-- anunciaba la muerte de su amigo Pedro Reyes. En ese enorme barrio que es Internet. Más tarde han llegado las confirmaciones por otras vías. Curioso, también, que haya quien matice de primeras, como Javi de Ríos, que anda que no se ha matado a vivos --muy vivos--en Twitter. Bueno, más o menos, como en la vida presencial con los rumores ¿no?

¿Y lo de la familia y las relaciones "de pega"? Hace tiempo que lo contaba por aquí, con las cenas de Navidad. Ahora llegan las aplicaciones con los novios... estos sí que son noviazgos virtuales. No te hace falta ni imaginación, con una app vale.


¿Tanto hemos cambiado las personas?