2015-08-28

Gemma Abrié, versátil en la música

Gemma Abrié @gemmaabrie cantó el pasado martes en Aste Nagusia, en la Plaza Nueva junto a la Barcelona Jazz Orquestra; un mensaje de Facebook de un compañero de colegio y pupitre durante años me dio la pista del concierto y de esta versátil música catalana, que se autodefine como "Músico. Cantante. Amante de la vida, la naturaleza y la gente". Así he descubierto que, por ejemplo, estuvo en Nepal durante el terremoto del pasado abril, canta jazz, toca distintos instrumentos...

En el vídeo que hoy te traigo --una versión de la Oración del remanso del argentino Jorge Fandermole-- podemos ver un dueto que, en principio me ha resultado atípico: dúo de contrabajos y voces con Miguel Ángel Cordero, pese a que conocía otros casos de contrabajo y voz, como el de Silvia Pérez Cruz con Javier Colina, o de cello y voz, con el Caminaremos de Labordeta interpretado por María José Hernández con Daniel Escolano. Es más, tienen grabado un disco de este modo, Double Bassing (que puedes escuchar, por ejemplo, en Spotify)


ORACION DEL REMANSO (Jorge Fandermole)

Soy de la orilla brava del agua turbia y la correntada
que baja hermosa por su barrosa profundidad;
soy un paisano serio, soy gente del remanso Valerio
que es donde el cielo remonta el vuelo en el Paraná.

Tengo el color del río y su misma voz en mi canto sigo,
el agua mansa y su suave danza en el corazón;
pero a veces oscura va turbulenta en la ciega hondura
y se hace brillo en este cuchillo de pescador.

Cristo de las redes, no nos abandones
y en los espineles déjanos tus dones.

No pienses que nos perdiste, es que la pobreza nos pone tristes,
la sangre tensa y uno no piensa mas que en morir;
agua del río viejo llévate pronto este canto lejos
que está aclarando y vamos pescando para vivir.

Llevo mi sombra alerta sobre la escama del agua abierta
y en el reposo vertiginoso del espinel
sueño que alzo la proa y subo a la luna en la canoa
y allí descanso hecha un remanso mi propia piel.

Calma de mis dolores, ay, Cristo de los pescadores,
dile a mi amada que está apenada esperándome
que ando pensando en ella mientras voy vadeando las estrellas,
que el río esta bravo y estoy cansado para volver.

2015-08-25

Mis gastrorrecuerdos

Nos proponía José Ramón Rodríguez (aka @jramon) en su nuevo blog Gastroasuntos que contásemos nuestros gastrorrecuerdos (otro bonito palabro) en los comentarios de la entrada en la que contaba los suyos. Pero como corría el riesgo de que mi comentario se alargara tanto o más que la entrada original (como casi le pasa a Ricardo Torres), he optado por una entrada propia, y le pondré el enlace luego en su post. Vamos allá.

Child's Muffin Tin  Paint Palette
D Sharon Pruitt en Flickr

Como quiera que aparece una cita en la parte de agradecimientos de la tesis, contaré la anécdota. Una de mis tías hacía una tarta de manzana que me gustaba mucho. Ella decía que no iba a pasar a la posteridad, así que esperaba que alguno de nosotros la citáramos si escribíamos un libro alguna vez; solía decir que confiaba en mí para ello, pues parece que era el que más maneras apuntaba. Así que, como no sé si escribiré algún libro en el futuro y el texto lo autopubliqué en papel con un estilo libro, incluí la cita en esa parte inicial. 

Era pequeño una vez que fuimos en excursión a visitar Loiola. Mi padre y mi tío pidieron la "copa de la casa", y yo pensaba que sería algún licor. Mi sorpresa fue mayúscula cuando vi el surtido de postres que les sacaron; así que desde entonces, trataba de pedirlo si tenía ocasión.

Hay sabores que llegabas a desechar (o casi odiar) en la infancia. Algo así me pasaba con el queso ahumado de Idiazabal, de cuando no tenía denominación de origen y nos lo traía a menudo un oriundo de Orendain; ahora "me pirria". También recuerdo alguna Semana Santa que acabé harto de comer anchoas recién traídas a puerto, a pesar de que mi abuela las cocinaba de distintos modos. ¡Quién las pillara ahora! Y mi padre tenía fama de buen cocinero, solía poner a veces callos en salsa vizcaina; el olor de la cocción me hacía odiar ese plato y aún hoy sigue sin ser "santo de mi devoción".

A veces tuve empachos. Y es que una vez comí demasiadas angulas o no me sentaron muy bien. Sí, he escrito bien, angulas. Pero eso fue en el siglo pasado. Más prosaico fue el empacho a manzanas asadas estando en COU, una vez que, como alumnos mayores del colegio que éramos entonces, nos tocó cuidar el comedor. Vale, esto no es tan infantil, pero es un gastrorrecuerdo.

Volviendo a mi abuela. En Viernes Santo, como penitencia y ayuno, la cena solía ser patatas fritas y chocolate a la taza con pan. Creo que para nosotros, cuando coincidíamos en casa con ella en esa fecha, era más gula que otra cosa.

Basta por hoy. Quien sabe si no habrá alguna entrada más sobre el tema... o sobre alguna otra idea de Jose Ramón.

2015-08-21

Tadusak taldea, Bilboko Aste Nagusian

Aste Nagusiaren atarian, bertan entzungai izango denari begiratutxoa, nire betaurrekoez jakina. Ikuspegi zabalagoa nahi izanez gero, udalaren webguneari edo Galderrek egindakoari erreparatu ahal diozu.

A punto de comenzar Aste Nagusia, una miradita a lo que se podrá escuchar... miradita a través de mis lentes, claro. Si quieres un panorama más amplio, la propuesta de Galder te puede resultar de interés, aparte de la web municipal.



Aukera guztien aurrean, asteazken gauekoa zait bereziki erakarkarri. Izan ere, duela hilabete batzuk hementxe aurkeztu nizun Tadusak taldea zuzenean entzuteko aukera izango dugu Plaza Berrian, Le Vent du Nord-ekin batera. Asteazkena, 26, 23:30etan da hitzordua.


Aparte de Los Secretos, en Abandoibarra el jueves 27, después del partido de San Mamés, me quedo con el concierto en directo de Tadusak junto a Le Vent du Nord; miércoles a las 23:30 en la Plaza Nueva. Como te contaba allá por febrero, tengo un cd en casa que espera dedicatoria.




2015-08-19

Referencias gastronómicas de interés

La pista me la dio Guillermo Gómez en un tuit
O sea, que Jose Ramón Rodríguez, además de profesor de ELE, formador, creador de materiales, prolífero bloguero y otras cuestiones más, acaba de abrir un blog sobre gastronomía. Claro, no me pude resistir; entré e incluso comenté (¡fui el primero!).

Lo cierto es que yo, sin llegar a organizar gastroescapadas (bonito palabro), sí que suelo mirar un poco donde picotear o tomar algo antes de visitar los sitios. Ya te conté hace un año y un mes que, pese a las críticas a TripAdvisor, suelo comentar en ese espacio (ya soy crítico senior y colaborador nivel 4) y valerme de los comentarios ajenos (normalmente, se acierta) y, además, que alguna vez he reseñado algún sitio por aquí. Seguir las estrellas Michelín queda al alcance de pocas personas "normales", por muy campechanas que puedan ser.

Lo que suelo compartir de manera más restringida es mis documentos en GDrive, en los que suelo resumir esas informaciones que te citaba. Siguiendo a la propuesta de José Ramón, las comparto también contigo: Compartiendo ideas, bares, restaurantes...

K (Kome Komo en Kasa) en #VKA Carpaccio de bacalao y pulpo

2015-08-14

Roberto Calvo, músico (y aprendiente y enseñante)

Llego a este músico argentino, cantautor y guitarrista, a través de una entrada en Diariofolk. Vista la web de Roberto Calvo, me ha atraído, más allá de su música, su biografía. Y, dando la razón al título de la entrada, escribe:
"Me dedico a la docencia desde adolescente, habiendo transitado por diversas metodologías de enseñanza a partir de la experiencia y puedo decir que he ido aprendiendo a enseñar, o, también, aprendiendo junto con mis alumnos"
Participa en diversas formaciones, Santaires y Nuevo Quinteto Ventarrón, por ejemplo, aunque también podemos encontrarlo cantando en solitario, con su guitarra. El vídeo que te traigo corresponde al ciclo "Música para hacer dulce", que dio origen a su reciente disco. La canción, "Lluvia fue", con letra de Gustavo Kehoe y música de Roberto Calvo.


De papel, de jazmín, de silencio y humedad. 
Era su caricia lejana, era su voz 
ventanal y malvón,  sol de Almagro y Lambaré, 
vuelan pajaritos y niños cantándole.... 

Voz del amanecer, magia y resplandor 
de aquel misterio del aire en flor. 
Milonga lluvia fue, y fue su amor 
por calles, por almas que cantan. 

Manantial, cascabel, agua triste del amor. 
Angel de una lluvia, perdida, mojándome. 
Andaré bandoneón, las esquinas que perdí, 
junto a tu tristeza de viento en soledad. 

Voz del amanecer, magia y resplandor
de aquel misterio del aire en flor. 
Milonga lluvia fue, y fue su amor por calles, 
por almas que cantan. 

De papel, de jazmín, del aire en flor...