2012-01-25

Zer ikusi, hura ikasi / ... dijo el viento.

Ikaskuntza formaletik informalera doan continuumean, egun haurrak eta gaztetxoak formalaren muturrerantz eramateko joera edo tentazioa dagoela ematen dit. Adibide gisa, eskolaz kanpoko jardueren pisua handitu egin da zalantzarik gabe azken boladan. Eta honen arira ulertzen dut berriki Patxi Labordaren hausnarketa; dantza-maisu eta Aiko taldeko kidea dugu, besteak beste, iruñar hau. 

Deiaren Ortzadar kultur eranskinean plazaratu zuen bere ikuspegia urtarrilaren 14an "haurrak, haurrak ederrak" izenburupean argitaratutako zutabean. Bertan azaltzen du semetxoaren kasua, zergatik ez duen dantza taldera bidali eta bere ustez nola ikasten eta ikasiko duen (eta Patxi ezagututa seguruenik halaxe izango da, aita-seme betiko tirabirak beste norabait eramaten ez badu ); are, tradizioz nola ikasi den. Laburbilduz, euskal esaera zaharrak ere halaxe dio: zer ikusi, hura ikasi. 

Josu Orberen argazkia Flickr-en
Zilegi bekit horren itzulpena egitea: semeak irakurtzeko gurasoak irakurtzen ikustea izango da bide aparta, kirolean kiroltasunez aritzeko gurasoak hooliganak ez izatea, eta abar. Eskolak (eta eskolaz kanpokoak) ezin izango dio guztiari erantzun.

Porque, como apunta Patxi Laborda en euskera en su columna en el suplemento cultural Ortzadar de Deia, el niño ha aprendido a bailar de por sí, viendo el ejemplo de sus mayores y de sus progenitores. Si se le manda a bailar de pequeño pero ve que los mayores no lo hacen, poco recorrido habrá en general. Vamos, que como te conté al referirme a la lectura,  oí a Santos Guerra hace unas décadas ya aquello de que el ruido de lo que somos no deja oír lo que decimos. O, según el diccionario de Gotzon Garate, "..., dijo el viento".


14 comentarios:

  1. Ni hamalau urterekin hasi nintzen dantza taldean. Beti pentsatu izan dot orain oso gazte sartzen direla umeak dantzatara (lau bost urte) eta hori ez dela egokia iruditzen zait.

    Eta gurasoen ereduarena argi dago.

    ResponderEliminar
  2. Eskerrik asko argazkiagatik, Josu ;-)

    ResponderEliminar
  3. Anónimo7/09/2012

    es un cumulo de contradicciones lo que plantean los de Aiko. He asistido a un par de sus sesiones (bailé durante años en un grupo) y aunque insisten e insisten en que ha de ser un aprendizaje ludico, ellos como maestros, necesitan de horas para enseñar los bailes.
    Creo que apenas hay diferencia en como enseñan ellos y como me enseñaban a mi en mi grupo (salvo la preparación folklórica)
    Si los padres de un niño o niña no saben bailar ¿que hacer?. ¿Los dejamos hasta que se encuentren con Aiko hasta los....17, 18, 25 años?. ¿está mal tambien entonces que mandemos a nuestros hijos a la escuela de música?. ´¿Debería asistir yo a sus clases de violín para su aprendizaje?.
    Me parece que debemos de apartar, por una parte el buen trato que dispensan como profesores, y por otra parte sus teorías.

    ResponderEliminar
  4. En primer lugar, Anónimo, decirte que me gusta saber "con quien me juego los cuartos", o sea, que lo mismo que dejo claro quién soy me gusta que mis interlocutores lo hagan.

    Otro día, si te parece, hablamos de educación y teorías. Pero, en lo básico, insisto en lo escrito en este post, entendiendo lo que quiso decir Patxi. Hay muchos aspectos en los que el ejemplo de los adultos hace que lo que se entiende como bueno parece que solo sea como cosa de niños: tú aprende música que es bueno (pero yo ni siquiera escucho nada, no es que yo aprenda a tocar el violín); tú vete a bailar (pero ya ves que las personas adultas no lo hacemos); tú lee (pero yo no toco un libro por si acaso); tú haz deporte (pero yo me quedo en el sillón-ball); tú habla bien (que yo ya insulto conduciendo, en el fútbol...)

    ResponderEliminar
  5. Mari Luz7/09/2012

    perdona Iñaki, ha sido un error por mi parte no haberme identificado.
    Como en todo, no se puede generalizar, y creo que en tu respuesta lo haces. Habrá de todo, y mi intención, dejando claro la profesionalidad por una parte en su trabajo, era la de resaltar las contradicciones en las que incurren tanto Patxi, como sus compañeros.
    Yo también empece de pequeña en un grupo (7 años), y para nada me arrepiento. Mi hija no va al grupo, por que no ha querido, pero no se lo hubiera impedido si hubiese querido.
    En tu respuesta no has conseguido aclararme ninguna de las dos contradicciones planteadas, tal vez por la amistad que se nota en tu escrito.
    No quiero entrar en discusiones, pero las criticas a veces, hechas desde el respeto, son constructivas, y hacen que las que las reciban puedan corregir a bien.
    Animo, y sigue adelante

    ResponderEliminar
  6. Bienvenida, Mari Luz, y gracias por tus opiniones ;-)

    Creo que el ejemplo que doy de Santos Guerra lo aclara. Los padres y madres no sabemos de todo, claro, y tratamos de buscar lo mejor para nuestros retoños.
    Pero a ver si te vale con un ejemplo propio: a mis padres les gustaba la música pero no tenían formación, decidieron mandarme a estudiar música (de modo formal) y yo acabé cantando en un coro de mottu propio, pero es que en mi entorno familiar era normal cantar. Si ellos hubiesen "odiado" la música, no entendería que me hubiesen mandado "a estudiar" eso, o sería, como en muchos casos cercanos, algo que se dejaba "al hacerse mayor". Creo que Patxi en el artículo inicial (el nque está en euskera) incidía en eso: se enseña y se baila de niño ("por obligación" en no pocos casos) pero no de mayor, que las personas mayores hacen "otras cosas".

    En cuanto al estilo de aprender y enseñar, seguro que hay aspectos similares a como lo hiciste. Pero sí hay algo que Patxi recalca en sus clases (no sé si en sesiones públicas de Aiko): que cada cual busque su estilo, dado que no somos parte de un "grupo de baile", y que disfrutemos bailando, a ser posible "en la plaza".

    ResponderEliminar
  7. Mari Luz7/09/2012

    Por una parte no me referia al estilo, sino como tu bien dices, que disfrutemos bailando, a ser posible "en la plaza". Para ello alguien, Aiko en este caso a de darnos las pautas, nadie, o muy pocos, lo hacen solo viendo. Cualquier danza, musica, deporte, necesita una mínima preparación, y eso de "cualquiera puede bailar" es muy bonito sobre el papel pero una falacia. Cualquiera puede bailar, o tocar la música mal. Sino para que están ellos horas y horas diciéndonos como hacerlo???. Ahí está su primera contradicción. Necesitamos de profesores que nos guíen, y cualquiera no puede bailar en una plaza ( a no ser que no sienta verguenza, pero en muchos casos molestaría. Una plaza no deja de ser un lugar común a unos vecinos que realizan una actividad común).
    Con tu ejemplo de cantar en un coro. Crees que cualquiera puede cantar?. Yo canto fatal, y es verdad que en una plaza, cantando canciones de oskorri o Benito lo hago, pero te aseguro que intento no hacerlo alto, ya que aparte de no sentirme agusto cuando me oyen, se que si lo hago mal, puedo llegar a molestar a los de mi entorno.
    Como último ejemplo, las dos veces que he asistido a sus cursos, ellos estan ahí, para guiarnos, y darnos sus explicaciones, que en muchos casos no coinciden con lo que yo he aprendido (tampoco creamos que lo saben todo, antes que ellos, muchos han trabajado en nuestro folklore)pero ellos nos guían, con lo cual, ellos necesitan que en la plaza, la gente sepa un mínimo, tenga un mínimo de conocimiento de lo que va a realizar.

    ResponderEliminar
  8. Mari Luz, me parece que no me he expresado de manera clara. Como indico en las respuestas, acudo a clases con Patxi; en mi caso he bailado un poco en la plaza después. No creo que sea lo mismo una romeria con Aiko que acudir a clases con ellos. Hay destrezas y competencias que se pueden mejorar, al cantar y bailar por ejemplo, además de las condiciones "previas".

    Pero fíjate en lo que indico sobre los procesos de formalización de los aprendizajes y el ejemplo de las personas mayores o de referencia; creo que ahí está la clave y la razón de ser de mi entrada.

    ResponderEliminar
  9. Mari Luz7/09/2012

    Por ahí va mi entrada. Las contradicciones en las que caen. Pero no me gustaria fuera un monologo. Un saludo y seguire leyendote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lurdes7/10/2012

      Hola Mari Luz, os he leído a Iñaki y a tí y con tu permiso quisiera dar mi opinión con todo el respeto. Yo empecé a aprender con Patxi hace 5 años, desde cero no tenía ni idea de bailar, era de las que me quedaban mirando, a mis padres no se les ocurrió llevarme de pequeña a un grupo de danzas, en mi casa, en cambio siempre se cantaba y esa afición la cogí yo no así la de bailar, aunque siempre he deseado hacerlo, y ahora ya de mayor he tenido la gran suerte de encontrar un dantza maisu como Patxi, que te enseña de una manera que cualquiera puede desenvolverse en una romería, es verdad que algunos lo harán mejor que otros pero desde luego sí de una manera digna no digo que vayamoa a bailar Dantzari dantza o el Aurresku eso lo dejamos para los grupos de danzas. Lo que trata Patxi es de acercar unos bailos típicos que podamos bailar gente que en no hemos estado en ningún grupo, nada más que eso, los grupos están muy bien y a mí me encanta verlos en la Aste Nagusia de Bilbao vamos todos los días a la Plza. Nueva y disfrutamos viéndolos, luego ya viene la romería para todo el mundo y yo que en mi vida había bailado una jota, porru o un pasodoble o mazurka, ahora soy capaz de hacerlo, como antiguamente la gente en los pueblos bailaba, viendo sí, así aprendían.
      Yo pienso que los grupos de danzas tienen que seguir existiendo para hacer alardes de nuestro folklore que es muy extenso y que también hay lugar para nosotros que sin ser dantzaris, podemos como no, ser capaces de pasarlo bien bailando en una romería.
      Un abrazo Mari Luz y sigue disfrutanto de la dantza.

      Eliminar
    2. Pues claro que podéis dar vuestra opinión, Lurdes. Sin personas que lean y diálogo no sería un blog. Así que me encanta que participéis.

      Insisto en el origen de la entrada; más allá de las contradicciones existentes a juicio de Mari Luz, o en la diferencia grupo de danzas-enseñanza a personas individuales para que bailen que apuntas tú, era la idea del ejemplo de las personas mayores y la formalización de aprendizajes, por distintos motivos, antaño naturales e informales en el entorno (pienso en las escuelas de fútbol, por ejemplo, para niños pequeños)

      Me parece incluso que, a riesgo de generalizar en exceso, suele ser más díficil encontrar "hombres" que sigan bailando o cantando después de la adolescencia, mientras que en el deporte suele ser al contrario.

      Pasopalabra... si queréis.

      Eliminar
    3. Mari Luz7/11/2012

      dos puntualizaciones....o quizas tres, jajajaja. Nunca bailaremos "como antiguamente la gente en los pueblos bailaba, viendo sí, así aprendían". Ese es el primer error a mi entender, y algo que Patxi insiste, y que es irreal. Las plazas no son las mismas, la gente no es la misma, la manera de aprender no es la misma, por mucho que intenten hacernoslo creer. Podremos hacer algo parecido, pero nada similar, y menos igual.
      otra puntualización Lurdes, en el territorio de Bizkaia te puedo asegurar que mazurkas pocas; mis abuelos (solo queda mi abuela viva) nunca, y mis padres menos. A lo mas en alguna romeria de Bilbao, o zona de la margen izquierda.
      Por otra parte, aunque yo no lo halla mencionado, los grupos de danzas llevan haciendo esa labor desde hace muchos años. En mayor o menor medida, pero ellos han mantenido los bailes hasta el día de hoy. Lo que ocurre pienso yo, es que no han tenido la difusión o `propaganda que Patxi a sabido darle. Es mas, se que el proviene de un grupo, y que corrigeme si me confundo, mucho de lo que enseña lo aprendio de dicho grupo de danzas.
      No es mi intención entrar en este debate, cada cual tiene su sitio, solo insisto en lo escrito anteriormente, y que no he visto que se rebata en ningún momento. Las contradicciones en las que incurre, a la hora de promocionar su trabajo (el cual para nada critico, ni he criticado)

      Eliminar
  10. La prueba de que hoy día no se aprende como antaño (salvo excepciones, como los hijos de Patxi supongo, jeje) es que hay clases organizadas de danza; considero que tiene relación con lo de la formalización de enseñanzas y aprendizajes que citaba desde el principio.

    De los grupos de danzas... los conozco desde fuera, sobre todo. Es indudable su labor; seguro que personas como Josu Orbe nos pueden contar mucho.

    La diferencia, entiendo, puede estar entre estar de espectadores a participar en una romería. Lo mismo que escuchar a un coro o cantar de manera más espontánea ¿no?

    ResponderEliminar
  11. Mari Luz7/12/2012

    No es que no se aprenda, ni siquiera se baila como antaño. Pienso que lo malo es poner como indiscutibles conservadores de la tradición a personas. Patxi ha recibido lo que sabe de segundas o terceras personas, el no lo ha vivido, con lo cual, ni puede enseñar, como lo hacían antes, ni lo puede bailar como antaño.
    En las romerías no todo el mundo bailaba, muchos si, y otros muchos no. Muchos solo observaban, miraban, se emborrachaban, criticaban, o pasaban el rato. Si la gente baila por naturaleza ¿para que organizar cursillos en los que se paga?. Yo te lo diré; por que es necesario, por que la gente necesita practica, alguien que le guíe, y le de las pautas. Bailar no es facil, y necesita practica. O piensas que aquellos que no sabían bailar, salían a la plaza?. En algún caso si, pero a no ser de estar algo bebidos, la mayoría no lo hacían, pero participarían, cantando por ejemplo en el bar, o cortando troncos..... al fin y al cabo a cada uno nos gustan aficiones diferentes.
    Ahí están las contradicciones que veo yo.

    ResponderEliminar

Aquí también puedes colaborar tú.
Idatzi ere egin ahal duzu txoko honetan.