2017-02-10

Marta Solís, Mientras tanto

He descubierto recientemente a Marta Solís, gracias, una vez más, a Fernando González Lucini. Tiene su entrada en Canción con todos, pero esta vez la canción la vi en esa entrada diaria que nos suele regalar Fernando en Facebook (algo así como lo que hago yo por aquí él lo hace a diario en ese entorno).

He escuchado así a una cantante canaria, con cierta trayectoria y distintos hitos, como cuenta en su biografía, (¡hasta cantó por el Botxo en su día y parece que probó gildas!), que está embarcada en la grabación de su tercer disco: Una nueva sonoridad. Los anteriores son de 2001, Promesa, y de 2013, Sín límites.

En el nuevo trabajo, en el que repite producción con  Mon Cabrera, la novedad mayor puede ser la introducción del piano, con el que ha venido trabajando la tinerfeña estos últimos años. Así, aparecerán tres instrumentos, acompañando a la voz: además de piano, guitarra y contrabajo. Este formato permitirá que los temas puedan sonar esos directos que esperan realizar  (para los que se están preparando de manera concienzuda) de manera similar a como sonarán en el disco.  De cara a la financiación del disco y su edición lanzará una campaña de crowdfunding en los próximos meses.

El tema de hoy, Mientras tanto, estará en ese tercer disco, y le acompañan Mon Cabrera (guitarra y arreglos) y Román Brito (al contrabajo). En la respuesta de Marta a Fernando a la entrada de Facebook podemos leer sobre la canción:
"Me gustaría destacar que esa frase en concreto [el estribillo] está inspirada en la parte final del poema "Transferencia" del gran Hamlet Lima Quintana.

'Mientras tanto' quiere hablar de los que día a día intentamos cuidar y respetar este precioso universo a través del amor y de nuestro humilde esfuerzo"

«Afuera están lloviendo penas, 
dando discursos desordenados
tras la ventana pasan soldados, 
amigos que cayeron en el olvido
de qué nos sirve llevar zapatos 
que nunca han sido gastados 

Afuera están cayendo a plomo 
una tras otra todas las madres
uno tras otro todos los hijos, 
se pierden entre las prisas y el desafío
de qué te sirve tener hermanos 
si nunca fuiste abrazado.

Y mientras tanto pasa la vida, 
de mano en mano pasa el amor
como una antorcha siempre encendida
Y mientras tanto en el horizonte 
una semilla nos da el valor para seguir.

Afuera están rompiendo patrias, 
puestas de soles mueren de frío
no queda mar sin abismo, 
laderas que se derrumban de la tristeza
con la certeza de haber perdido 
el firme paso de un niño

Y mientras tanto pasa la vida, 
de mano en mano pasa el amor
como una antorcha siempre encendida
Y mientras tanto en el horizonte 
una semilla nos da el valor para seguir.»

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aquí también puedes colaborar tú.
Idatzi ere egin ahal duzu txoko honetan.