2016-12-12

Presentando a Gorka Knörr en El Club de la Cançó

A veces pasan cosas curiosas en Internet. Como que anden buscando algo en Google y aparezca este humilde blogsito. Y que te propongan hacer algo.

Parece que esa conjuncion de astros se dio cuando recibi un mensaje por correo electrónico en el que me pedían que llamara a una persona, que me quería comentar algo. Ese algo era, esta vez, presentar a Gorka Knörr en la actuacion que iba a realizar en El Club de la Cançó. Me explicó Josep Mª, alma mater de este club, que se trataba de que alguien que conociese a Gorka escribiese una pequeña presentación para ponerla tanto en el folleto que entregan como en la web, acompañando a la biografía que hace él mismo. Y en esa búsqueda, dieron conmigo.

Yo, encantado, claro; más todavía al comprobar la lista de personas que han participado en esa iniciativa (ojalá tuviésemos algo así en el Botxo). Me costó limitarme al espacio que tenían calculado en el folleto. Traté, en todo caso, de escribir un texto cercano a un "escrito para ser leído"; cercano, en definitiva, a lo que yo hubiese dicho si hubiese estado presente ese día en Manresa. Esta es la entrada de este concierto y éste es el texto:
Gorka Knörr. Antes, ahora, siempre.

Vayamos a mis años de ikastola, en la mitad de los años 70. Recuerdo que discutíamos sobre qué canción nos gustaba más de un disco que había salido hacía poco, de un cantautor alavés, sobre el que tampoco nos poníamos de acuerdo en cómo decir su apellido. Un par de años después llegó un diaporama que proyectaron en la presentación de lo que iba a ser mi nuevo colegio para BUP y COU. Y es que la música era de Gorka.

Los siguientes recuerdos se pierden un poco en el tiempo. Son colonias veraniegas, excursiones, encuentros... Ocasiones en las que salen canciones suyas como himnos. Y con la adolescencia, los largos veranos junto al mar, otra canción, quizá no tan conocida en la trayectoria de Gorka, otro registro, pero de las que dejaron poso en mí: “Itsasoari begira, zer dezaket desira”, o sea, qué puedo desear mirando al mar.

Entre medio, viene verlo en directo. Tal vez lo haría en los años 70, pero de eso, os reconozco, no me acuerdo. Aunque no le pueda poner fecha sí un concierto en el parque de Bilbao. El antes se va juntando al presente, pero estamos todavía en los primeros 90. Su “Kattalintxu, lora ederra” lo traduje, a mi manera, que cantaba yo a mi hija Garazi cuando era pequeña. Hermosa flor que dice la canción. Ayer y hoy reunidos.

Y nos vamos acercando al ahora, saltamos a 2009. Concierto, en un Bilbao en fiestas. “Gu gira”, somos, era el título de la gira, en la que se juntaban distintos cantantes (históricos, si me lo permite Gorka) del mundo cultural vasco. Porque Gorka, como hoy podréis comprobar, sigue cantando. Ese día me acerqué a saludarlo.

Ahora, con esto de Internet y los sitios de redes sociales, tenemos, una relación de doble dirección. Y permite enterarse de actividades y novedades. Y puede organizarse una actuación corta, un miniconcierto por la duración, pero grande por lo que sentimos en su Caballa Canalla antes de la final de copa del Athletic contra el Barça en 2015. O quedar a tomarnos un vino en la Barceloneta el año pasado. Y el ahora siguen siendo las canciones, sus canciones que hace mucho que son nuestras, y que seguimos cantando en reuniones, encuentros.... Canciones de antes, de ahora, de siempre.

Siento no poder estar hoy. Pero que sepáis: Gorka me debe un concierto: me lo prometió si conseguía el cum laude en mi tesis doctoral (pese a mi edad, hace poco más de año y medio) pero este no cuenta. También siento no poder escribir esta presentación en catalán. Él lo cantaba en otro contexto, pero me vale ahora: “Nik nahi dudana ez da orain ahal duguna”, lo que yo quiero no es lo que ahora podemos. Eso sí, desde hoy, de alguna forma, siento que ya formo parte de este “Club de la Cançó”. Una salutació a totes i tots. Espero que gaudiu del concert d'avui i canteu per mi. Fins aviat.
Iñaki Murua.
Aficionado a la música, blogger y navegante en los mares de Internet.
Fotografía del concierto, sacada por Ángel Olivares
(en la web del club)
Por lo que ma han contado, no hubo mucha gente ese día en Manresa, pero fue, al tiempo, un concierto cercano e íntimo. Y también que Gorka quedó sorprendido con esa presentación. Así que ya me siento, en alguna manera, miembro a distancia de ese Club de la Cançó.

P.D. Por cierto, me propone Josep Mª que haga un blog dedicado a la canción. ¿Qué piensas tú?

3 comentarios:

  1. Ba nik esaten nauena... saltsa guztietako perrexila. ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Edo ezetz esateko gaitasuna garatu gabe izatea, Josu :-D

      Eliminar
  2. Ba nik esaten nauena... saltsa guztietako perrexila. ;-)

    ResponderEliminar

Aquí también puedes colaborar tú.
Idatzi ere egin ahal duzu txoko honetan.