2016-12-21

Costumbres... también en los campos de fútbol

Hace un tiempo que dejé mi libreta forofogoitia, que con eso del cambio de localidad en San Mamés se ven las cosas de otra manera... Pero una serie de hechos hacen que retome un poco el hilo.

Obras en la cubierta de San Mamés. Y, por lo que se vio el lunes, un resultado espectacular. Tanto que pareció que nadie se mojó, ni siquiera los entrenadores. Y parece que el propio césped poco; vamos, tan poco que regaron en el descanso. Me sorprendió tanto (digo yo que alguna explicación tendrá), que hasta lo tuiteé al momento.
Menos mal que se trataba del Celta y en Vigo también llueve; si no, expediente al canto por parte del delegado federativo de turno o del propio referee (¿o referi, ese que pita los orsai?).

Otra "costumbre" o uso que me cuesta entender. Con el campo nuevo y tal, se separan las aficiones y se prepara un lugar especial para la afición visitante. Vale. Con un espacio y unas vallas que se mueven según las personas que ocupen esa zona, con seguridad especial y demás. Vale. Entrando y saliendo en distinto momento si es menester (aunque luego te acabes juntando en el autobús de línea, como cierta vez en Pucela). Vale. Pero luego, y ya que estamos con el riego y la lluvia, llueve sobre mojado, hay un grupo que está junto al resto del público en la parte superior tribuna principal justo debajo de la prensa (¿entradas de cortesía?), aparte de quienes están solos en distintos puntos de la grada. El lunes, en concreto, casi nadie en la zona reservada, y un grupo que incluso se puso de pie a animar en esa parte de la tribuna. Alguna vez, con algún equipo extranjero, hubo incidentes con lanzamiento de objetos.

Incluso estaba bien para ver la temperatura ambiente que los equipos saltaran separados al campo, y daba el recibimiento una idea de lo que pensaba el respetable. Ahora saltan juntos y muchas veces con esa moda de llevar una chaquetilla (ay el marketing y las ventas).

Otra "costumbre" que no sé si es moda o ley. Ahora los equipos tienden a abrazarse: cuando tocan los himnos en partidos de selecciones, cuando hay lanzamientos de penalties al final de una eliminatoria, cuando hay minuto de silencio (o música de fondo, por si acaso) abrazados y en el círculo central (imagen en El Mundo Deportivo). Seré que soy viejuno pero me gustaba más cuando en ese minuto permanecían los jugadores cada cual en su sitio, como en una maniquí challenge, casi casi. Vamos, solo falta que se abrace también el equipo arbitral. O el público asistente. Al tiempo.


1 comentario:

  1. Y me doy cuenta de una costumbre que ha desaparecido por las normas impuestas en los campos de fútbol (y, que de mantenerse, se hará casi en la clandestinidad): las botas de vino para acompañar los bocatas y viandas en los descansos.

    ResponderEliminar

Aquí también puedes colaborar tú.
Idatzi ere egin ahal duzu txoko honetan.