2013-07-29

Sobre uñas, esmaltes y uniformidad

Curiosidad veraniega. Y es que aunque de siempre me ha dado por fijarme en los zapatos, e incluso tratar de imaginar la relación con la personalidad de la persona que los calza, en verano (o, visto como va el año, igual mejor decir que cuando hace calor) afloran las sandalias. Y me ha dado por fijarme en un hecho, que todavía no he comentado con nadie. Así que, primicia en este txoko contigo.

No es un dato científico pero ellas llevan más sandalias, al menos por el Botxo. Y bastantes con las uñas de los pies pintadas. Y no parece que tenga que ver con la edad, o con el tipo de sandalia (tampoco es un dato científico). Ahora bien, y voy con la curiosidad. Solo es una impresión, pero el color de las uñas pintadas de los pies rara vez coincide con el de las uñas de las manos; incluso en no pocas ocasiones son solo las uñas de los pies las que van pintadas.

Pie con uñas pintadas de rojo
Xornalcero en Flickr

¿Sabes si hay alguna razón para ello? ¿No quedaría mejor, caso de pintarlas, llevarlas a juego con las de las manos? Lo de cambiar el color según la ropa igual es demasiado ya, no sé. 

Bueno, ahora ya sabes la razón si me ves mirando por ahí pies y manos ;-)


2 comentarios:

  1. jajajaj, tenía que comentar.
    Como mujer, decirte que inicialmente es MUY probable que el color coincidiera. Pero las uñas de las manos crecen más rápido, así que se estropea antes el color (aparte de que se usan más que los pies y se estropean más rápido aún).
    Luego, te quitas el color de las uñas, y como las manos te las ves más a menudo, cambias de color.
    Tan simple como eso :)

    ResponderEliminar
  2. Me dejas más tranquilo, María
    Aún así, sigo con mis observaciones ;-)

    ResponderEliminar

Aquí también puedes colaborar tú.
Idatzi ere egin ahal duzu txoko honetan.