2012-08-31

Herdoilarena

Ez nintzen egon Ruper Ordorikak Bilboko Aste Nagusian emandako kontzertuan. Hala ere, abesti honekin hasi zela jakin dut. Bernardo Atxagak Etiopia liburuan argitaratutako olerkian oinarritua eta Hautsi da anphora diskoan ateratakoa. Bilboren ikuspegi bat dago, joan den mendeko 70. hamarkadakoa edo. Bereziki estimatu izan dudan abestia duzu; are, behin aipatu nizun txoko honetan.

Herdoilaren tristeziarekin batera
ziutate honen soinekoa udazkenetan lanbroa da
eta bere sabaia laino baso bat
non bizi den ilargiaren badaezpadako agonia
eta kalatxorien argi urdinskak
murrail erraldoiaren begi gauero
zubi zaharrenetatik
hibaiari so berripaper saltzailea
hitz ezezagunen hiztegi bati bezala
bus txofer batzu boxeolari hilaz mintzatzen
apatridak bailiran trenak
memoria karrilen fatalitatean galduz
denboraren oihal xinglea arratsezkoa soilik
arrabita baldarren nostalgia kantoietan
eta haruntzago, moskorrak
kalegarbitzaileren beilegi bizia
beste zubi bat, prostitutak.
Bertsio eguneratua bideoan



No es la primera vez que menciono esta canción; apareció en el disco de Ruper Ordorika Hautsi da anphora, allá por finales de los 80, y da cierta visión de un Bilbao que está bastante alejado del actual. Pero siempre me ha atraído el tema.

Aquí tienes la traducción, ciertamente libre, y que según indican en este libro es obra del propio Bernardo Atxaga, autor de la letra.

La ciudad toma los deshilachados vestidos
del otoño: la llovizna y la tristeza de la herrumbre
son sus cintas y sus velos, y la luna muere
al huir entre la niebla baja como un mirlo
de cabeza bermeja entre los remolinos de la nieve;
y desde el viejo puente (allí desembarcaban,
hace mucho tiempo, los embajadores flamencos)
la vendedora de periódicos mira al río
como a un diccionario de voces desconocidas;
y a la luz de las cocinas proletarias abre boquetes
en la gran muralla, los mendigos amontonan cartones
que las gaviotas hubieran deseado para sus nidos:
los trenes pierden la memoria ante la fatalidad
de los raíles, parten como apátridas.
Y un poco más allá, los focos de la estación,
los borrachos, el amarillo chillón de los barrenderos,
otro puente, prostitutas, esto se acaba.
Junto al parque, los taxistas hablan del boxeador muerto
que murió como mueren el rabel y los violines callejeros.
El tiempo es un brocado frágil
hecho de atardeceres siempre sombríos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aquí también puedes colaborar tú.
Idatzi ere egin ahal duzu txoko honetan.