2012-03-17

Por momentos así, me gusta

Sé de algunos conocidos a quienes no gusta el fútbol, esos "millonarios corriendo en calzoncillos" como suele decir Mikel (@eztabai) Tampoco a mí me gusta que los equipos se gasten lo que ni está escrito, ni presupuestado, ni es real, que vivan alejados de sus posibilidades y la realidad social. Pero, qué quieres que diga, días como el de el jueves en La Catedral hacen que seas un poco más feliz.

Está casi todo escrito y dicho; desde la poesía de leones al resumen en verso de Angel Mari Peñagarikano, de las imprescindibles crónicas de Juan Carlos Latxaga a la crónica en dibujos de Tomás Ondarra. O date una vuelta por twitter y mira todo lo que se ha escrito con la etiqueta #40000lehoi por ejemplo. Fue impresionante, como un sueño. Con detalles que hacen grande a este deporte y a este club; o estos clubes, mejor dicho. Que en un partido declarado de alto riesgo los y las hinchas se dediquen a disfrutar y convivir, y se acaben despidiendo entre aplausos y gritos de apoyo mutuos. Que se pueda despedir con aplausos a alguien que es una leyenda viva del fútbol, quien, a su vez, contribuye regalando su camiseta al museo del equipo rival. Que se devuelva un balón en condiciones de ser jugado al equipo que lo mandó fuera para que un jugador fuese atendido. Que las malas artes no aparezcan y los equipos traten de jugar al fútbol con ritmo. Que...

Y menos mal que ya te dije que mi libreta forofogoitia es impermeable. Porque ayer se le hubiese ido la tinta seguro y no por la lluvia. O cabe hablar de otra lluvia, de emociones, compartidas con viejos compañeros de grada, que ya se mojaban en la preferencia el siglo pasado, acordándote de muchas personas con quienes compartiste otros momentos  en la Catedral desde aquella primera vez en que fuiste de la mano de aita, y cuyo sitio ocupaste años después. Sí, admito que me pasó como a Kike Liñero y a otros muchos, aunque haya quien no lo pueda entender.

Entre tantos momentos, pude sacar alguna foto y tomar un par de apuntes.


Y es que prefiero, al estilo de Serrat, a los txapelgorris con txapela roja que a acomodadores con peto naranja, por ejemplo. O que poco salió Sir Alex del banquillo, muchas de esas veces a protestar al cuarto árbitro (¿o es acaso el sexto en estos partidos europeos?)

Y, con ese regusto y la sonrisa sin borrar aún, de poder contar y recordar que estuve en la vieja Catedral, la del arco en la tribuna, un 15 de marzo de 2012.

4 comentarios:

  1. Buenas Iñaki, yo también he de reconocer que después de casi 40 años acudiendo a San Mamés cada vez que el Athletic juega en casa, hay momentos como el partido del jueves pasado en que te sientes un privilegiado que ha estado viviendo uno de los momentos más importantes en la historia de un club como el Athletic, que no ha vivido pocos.
    Como tu dices, hay gente que nunca acabará por entender esto que nosotros sentimos, pero después del partido uno de los comentarios que más se repitió entre el grupo con el que estuve fué que nos volvemos a sentir grandes y lo importante que todo esto es para el club por lo que respecta a su masa social. Me explico. El Athletic llevaba ya muchos años sin vivir momentos de alegría como estos, no por salvarnos del descenso, como fue el del día del Levante hace unos pocos años, sino por la sensación de que somos capaces de hacer cosas grandes. Había ya unas cuantas generaciones de jovenes y niños que no han conocido al Athletic pelear por títulos o por competir con los más grandes. Y la tentación de ver jugar y ganar títulos con Barcelona y Real Madrid era demasiado grande. Sin embargo, la cosa empezó a cambiar, desde mi punto de vista, con la semifinal de Copa contra el Sevilla del 2009 y la final de Mestalla, a pesar de que no estabamos cerca de competir con el Barcelona.
    Este año, con la llegada de Marcelo Bielsa y su "bendita locura" por el juego de ataque y de presión, que nos ha llevado a clasificarnos para la final de copa de nuevo y a estos dos increíbles partidos contra el Manchester, creo que han traído "de vuelta a casa" a las nuevas generaciones, que ahora si ven un equipo y un club con capacidad de pelear con los mejores y por conseguir títulos.
    Reconozco que yo era doblemente feliz, por supuesto por mi mismo, pero casi más porque veía la cara de alegría y orgullo de mi sobrino, que ya se ha convertido en un nuevo habitual de San Mames y que ahora si empieza a creer que las historias esas de las que tanto nos ha escuchado hablar a su aita y a mi pueden ser verdad y volver a repetirse. Ha vivido su primera "noche mágica" de San Mames (se perdió la del Sevilla) y ya ha empezado a pensar en ir a su primera final de copa y de si podemos llegar a la final de la Uefa. Y como decía un artículo que lei en estos días en el periódico, seguro que ahora se sentirá especialmente orgulloso de escoger a Athletic como su equipo en sus partidos de Play-Station.

    ResponderEliminar
  2. Creo y espero que seguiremos disfrutando de más momentos así, Jon Y, si no, como ayer, cantaremos beti zurekin ;-)

    ResponderEliminar
  3. Aupa Iñaki,

    Ahí seguimos, comiendo pipas y escuchando a mi parroquia particular en su bipolaridad más absoluta, el jueves, ganábamos hasta la liga, el domingo, había que tener mucho cuidado que parecía que las fuerzas nos faltaban y eso lo pagabamos caro y los de abajo pegan muy duro.

    No soy de renunciar a nada, pero creo que el Athletic tiene ahora dos objetivos claros, uno, el primero y más importante, llegar al 25 de mayo con fuerzas para ir a por la copa 25, número redondo y muy esperado. La segunda, ir dando pasitos en la UEFA, lo siento, pero para los nostálgicos no hay ni Europa League ni Champions, siempre serán UEFA y Copa de Europa, ;-), pasitos que nos pueden plantar en otra final. Lo que espero que no se repita es lo sucedido hace 35 años con dos chascos comos dos catedrales y posiblemente, con el equipo que mejor fútbol ha hecho en la historia del Athletic. (Muchos que vivieron aquella época dicen que este Athletic huele al del 77).

    Me da mucho miedo el final de temporada, no en cuanto a juego si no en cuanto a fuerza ... Doctores tiene la madre iglesia y en la del fútbol, se supone que Markel sabe mucho ... Como digo yo, partido a partido y mañana, cuidado con los tobillos.

    Salu2

    ResponderEliminar
  4. Coincido contigo; se pueden hacer cosas muy interesantes este año. Yo no recuerdo el juego del 77 (por aquel tiempo empezaba a ir de vez en cuando a la Catedral) pero este año me quedado maravillado. Así que, claro, después del caviar y solomillo del jueves, no queremos nada inferior, aunque no conviene olvidar que la liga está muy igualada (barato llegar a Champions dicen algunos) El partido de mañana posiblemente marque el futuro cercano en el corto plazo (y el domingo nos visita el Rubio de Baraka)

    ResponderEliminar

Aquí también puedes colaborar tú.
Idatzi ere egin ahal duzu txoko honetan.