2010-06-13

MI decálogo blogger

Lanzó Mikel Agirregabiria un meme; entre café y café, prometí respuesta que intentaré dar ahora. De todos modos, de tanto pensar y darle vueltas, he visto publicados estos días dos documentos que podrían ir en esa misma línea: uno, un post publicado en Ciberprensa, "qué tienen los bloggers famosos y tú no"; el otro, la presentación de Alfonso Alcántara, Yoriento, en la entrega de los IV premios Espiral Edublogs (no se lo digas a nadie, pero he sido uno de los miembros del jurado esta edición)

A ver esos diez míos:
  1. Mantén una linea, un estilo reconocible.
  2. Autenticidad, sé tú mismo. Y sé consecuente con lo que escribes.
  3. Aporta valor, no te limites a recoger de lo que ya anda por la Red. Si no tienes qué contar, mejor dedica el tiempo a otras cosas.
  4. Escucha y conversa: responde a quienes te escriben (que siempre serán muchos menos que quienes te leen) y participa en otros blogs; en todo caso, vete más allá del "gracias" y del "me gusta"
  5. Enlaza, enlaza, enlaza: en doble vertiente al menos; con hipervínculos cuando escribes tus entradas, (respeta las autorías, que a todos nos gusta que lo hagan con nosotros)  y con tus vecinos y vecinas de barrio blogosférico. Las relaciones personales, sean o no presenciales, enriquecen tu blog.
  6. Sé constante: actualiza según tu ritmo. Aunque tampoco hace falta que agobies a tus lectores y lectoras.
  7. Sé consciente de que tu blog es una parte importante de tu identidad digital: vas dejando rastro aunque borres tus posts, te define lo que escribes... y lo que no escribes.
  8. No te creas el ombligo del mundo; serás, seguramente, una gotita en el mar de Internet. Así que mejor que no te obsesiones con rankings y estadísticas, aunque nunca está de más mirarlas de vez en cuando.
  9. No publiques siempre de forma inmediata. Que tus posts tengan cierto nivel de elaboración. Además, hay entradas que conviene dejar "enfriar" y "releer" antes de lanzarlas.
  10. No recargues tu blog: todo no cabe.
¿Alguien se anima a comentar o a escribir su decálogo?

7 comentarios:

  1. ¿Volvemos a la adolescencia bloguera, con listas y decálogos? :PPP

    ResponderEliminar
  2. Venga, M@k, ¿te animas a volver a la adolescencia... con tu decálogo blogger?

    A Iñaki, mi máximo respeto por las coincidencias entre ambos decálogos... y por las diferencias, aún más enriquecedoras.

    ResponderEliminar
  3. Buen decálogo. Añadiría un consejo válido en el periodismo: nunca hay que escribir pensando en quién te leerá sino todo lo contrario, escribir como si nadie te leyera. El compromiso es con uno mismo y con la verdad (aunque esto es la teoría del oficio, en la práctica no manda la verdad sino el dueño del medio). Como aquí el editor es uno mismo los límites son los que uno quiera. Y por qué no volver a la adolescencia...

    ResponderEliminar
  4. Siempre queda volver a los diecisiete.

    En cuanto a lo del periodismo y los blogs, es uno de los puntos de discrepancia que tengo con Mikel, Kanene.

    ResponderEliminar
  5. Refundaría en "sé tú mismo pero no dejes de reelaborar lo que lees en la red." Ya sabéis, creo que no hay contenidos originales sino fuentes no citadas.

    Para mí, la originalidad está en aplicar a cada contexto y de forma eficaz lo que ya existe, y hacerlo con el estilo propio, no?

    Gracias por la mención, Iñaki y un saludo a esos comentaristas¡ :)

    ResponderEliminar
  6. Iñaki, muy de acuerdo con todos tu puntos del decálogo. Quizás sólo añadiría uno: No te extiendas más de un par de párrafos si no tienes nada realmente interesante que contar.

    Y no estoy muy de acuerdo con Kanene. Creo que siempre hay que escribir pensando en quién te va a leer, sin que eso implique no ser consecuente con uno mismo. Un ejemplo muy claro son esas conferencias a las que uno asiste y en las que se da cuenta de que, en realidad, el conferenciante no hace sino hablar para sí mismo. ¿Por qué? Porque nunca se ha parado a pensar en quiénes van a ir a escucharlo.

    ResponderEliminar
  7. Guillermo, si añadimos un punto más ¿sería un undecálogo? ;-) Pero es cierto lo de la extensión.

    Me parece que yo suelo pensar en quien puede leer el post. Es más, a veces cuando escribo en euskera y castellano tengo a alguna persona en la cabeza que creo que va a leer ambas versiones y compararlas, jeje.

    Bienvenido a este txoko, Alfonso. Le estoy una vuelta a lo de los contenidos originales.

    ResponderEliminar

Aquí también puedes colaborar tú.
Idatzi ere egin ahal duzu txoko honetan.