2010-03-11

¡Qué injustos son los deberes!

Deberes, homework, etxerako lanak... zein da helburua? eta zein umeari eman dakiokeen laguntzaren nolakotasuna eta eragina? Dena den, argi daukat, behinola irakurri nuen bezalaxe, injustoak direla. Are; azkenean eskola ordezkatzen duen zerbait bilakatzen bada eskolaz kanpokoa, non dago lehenengoaren zeregina?  Tailer batzuk antolatu dira Bilbon umeei eskolako lanetan gurasoek zelan lagundu aztertzera bideratuta euskara sustatzeko kanpaina baten baitan; hasieran entzun nuenean sortutako kezka arindu egin zait Deian arduradunari egindako elkarrizketa irakurritakoan. Egia ere bada baten batek euskara "berriari" egozten ziola kimikako liburuak ez ulertzea 80ko hamarkada hartan.


seretuaccidente en Flickr
Esas tareas que, por diversos motivos, se mandan al personal en edad escolar para hacer en casa. Injustos digo porque tienen distintos condicionantes, además de la capacidad del niño o niña, como la ayuda que pueden recibir del entorno (recuerdo el post sobre exito escolar y apoyos externos, de Miguel L. Vidal, por ejemplo)

Se podría hablar largo y tendido sobre qué entendemos por ayudar. Como llegué a decir a un profesor en bachillerato, si yo tenía que suplir sus funciones, igual mejor sacaba a mis hijos de la institución escolar. Recuerdo otra anécdota de cuando estuve en el Consejo Escolar del centro:  se llegó a proponer, por aquello de satisfacer al cliente (ay la calidad mal entendida, esto da para una serie de posts), que en  el propio centro se pusiera una academia de matemáticas para cuando acababan las clases. Aparte de recordarme lo de las famosas permanencias, me parecía tanto como admitir que no éramos capaces de que nuestro alumnado aprendiera matemáticas en los tiempos y espacios previstos. Vamos, como cuando todos y todas se van los veranos a países anglófonos y en invierno a las academias, huelga decir que el nivel en inglés será bueno... independientemente de lo que se haga en el colegio.

Así que cuando oí en la radio que se iban a dar unos cursos o talleres sobre cómo ayudar a los menores en las tareas escolares, enmarcado en una campaña de promoción del euskera además,  se me encendieron las alarmas; alarmas que, reconozco, se me han bajado un tanto cuando he leído la entrevista en Deia al responsable (y tocayo, por cierto). Si ya decían algunos que no entendían el euskera moderno que utilizábamos en la Universidad allá por los primeros 80, pero la cuestión real me temo que era la química, fuera en euskera o en castellano.

2 comentarios:

  1. Me alegro que recuerdes aquel post. La cultura de los deberes está tan arraigada que se llega considerar que al centro no se va estudiar sino a preparar el estudio, a mediada que avanza la escolaridad llegamos a un peculiar sistema mixto de HOMESCHOOLING - ESCUELA EN CASA con características propias. Termina siendo algo así como la vista al amabulatorio, receta y diagnóstico y a curarse a casa.

    ResponderEliminar
  2. +1.
    Y aquel post es ciertamente aclaratorio (aunque el muestreo fuera accidental)

    ResponderEliminar

Aquí también puedes colaborar tú.
Idatzi ere egin ahal duzu txoko honetan.